top of page
  • Foto del escritorThe Nest Swing

Bienvenidxs a The Nest Club

¡Bienvenidxs al Club Pajaritxs!

Estamos muy ilusionadxs de compartir con vosotrxs esta nueva sección de la web de the Nest. Un espacio destinado a compartir todos los retazos que podamos de la historia de la época dorada del Swing y los grandes artistas que conformaron este universo que tanto nos gusta a todxs.

Hemos querido llamar a este espacio “The Nest Club”, ¿cómo no hacerlo? ^^

Del mismo modo que el Nest Club actuó como un nido que protegía y contribuía a que el Jazz y sus artistas florecieran, queremos hacer de este blog nuestra pequeña aportación para contribuir a compartir, propagar, y preservar aquellas historias y las vidas de todxs aquellxs músicxs y bailarines que han hecho que hoy en día podamos ser tan felices disfrutando con su arte.

Para este primer artículo nos gustaría viajar un poco en el tiempo para revisitar lo que siginificó “The Nest Club”, dónde estaba y qué grandes artistas del mundo del swing actuaron en su escenario.

¿Preparados para el viaje? ¡Allá vamos!

La historia de The Nest Club se remonta un poco antes de la época dorada del swing….

Corría el año 1923, Estados Unidos se encontraba en plena ley Seca (la prohibición nacional de venta de bebidas alcohólicas, que empezó en 1920 y acabó en1933).

En contra de los planes de prohibición del gobierno, se creó toda una red de negocios de contrabando de alcohol, y de su mano empezaron a florecer locales clandestinos (los speakeasies) para dar salida a esa bebida. El Jazz, como movimiento artístico, encontró en estos locales el compañero ideal para seguir germinando y floreciendo.

El Nest Club fue el primer club clandestino en abrir en la calle 133W y uno de los mayores exponentes de estos speakeasies. Situado en el sótano de un edificio de Harlem, en el número 169 de esta calle, la 133W, el Nest Club acogió en su escenario los artistas más populares de Harlem del momento.

Interior del Nest Club (c. 1920s) (Del libro de 2013, Rhythm For Sale)

La calle 133W, pronto se llenó de muchos otros locales, que como el Nest Club ofrecían alcohol y espectáculos músicales de calidad. Es por ello que esta calle ganó tanta reputación que pronto comenzó a llamarse “Swing Street” o también “Jungle Alley” debido a la mezcla interracial de la audiencia que frecuentaba todos estos locales. Mientras que en el resto del país las injustas y severas leyes Jim Crow segregaban racialmente en los ámbitos públicos, en Swing Street esto no sucedía.

Para la inauguración de the Nest se cuenta que los artistas, vestidos con disfraces de pájaros, hicieron una rutina con el tema: «¿A dónde van los pájaros todas las noches? ¡Al nido! ¡Al nido!»

La historiadora de la danza Jacqui Malone, en su libro de 1996, Steppin ‘on the Blues: The Visible Rhythms of African American Dance, explicó que, en el Nest Club, los espectáculos eran menos elaborados que los de lugares más grandes, pero que el énfasis se centraba en la música.

Entre las grandes leyendas que actuaron en el Nest Club se encuentran: Rex Stewart (trompetista de la orquesta de Duke Ellington), Teddy Hill (a quien Duke Ellington escuchó por primera vez en el Nest Club y cuya banda tocaba regularmente en el Savoy Ballroom), Harry White (trombonista y arreglista de la orquesta de Cab Calloway) y el gran músico y compositor Sidney Bechet entre muchos otros. A finales de la década de los años 20, una joven llamada Eleanora Fagan, cantaba para pedir propinas en el Nest Club. La audiencia conectaba con su maravillosa voz al cantar, pero en aquel momento nadie imaginaba que esa joven promesa del jazz se convertiría en la gran Lady Day. Una de las voces más icónicas y que más influencia ha tenido y sigue teniendo en el mundo del Jazz.

Mae Barnes, cantante y bailarina, quien también actuaba en el Nest Club, recordó la primera vez que escuchó cantar a Eleanora… «Billie al principio no estaba cantando con su propio estilo, hacía todo lo que Louis Armstrong hacía, conocía sus discos de memoria, aunque no imitaba su estilo, si que usaba lo que él hacía en sus números….ese fue el principio en el que fue cambiando del estilo de Louis Armstrong al suyo propio….”

Mientras estaba en el Nest Club, Eleanora cambió su nombre a Billie Holiday, basándose en el seudónimo de una de sus actrices favoritas, Billie Dove y el apellido de su padre, Clarence Holiday .

Aunque el edificio del Nest Club fue demolido en el 2012 os dejamos aquí un vídeo de Thirteen.org donde hablan de Swing Street y de su importancia histórica y cultural.

Además tenemos la suerte de que el viaje no acabe ahí, puesto que a partir del minuto 4 os podréis adentrar en el icónico Nest Club y ver cómo era por dentro.


Esperamos que os guste pajarillxs 🙂

Nos vemos en el siguiente Jueves cultureta!

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El a,b,c del Swing: El Shim Sham

¡Hola pajaritxs! Como sabéis esta sección, el a,b,c del swing, está dedicada a aquellas personas que hace poco tiempo que se han incorporado a este maravilloso mundo del Swing. Ahora que vuelven lo

Comments


bottom of page